7 maneras de aumentar tu amor propio

Feb 12, 2018

Parece que uno escucha la frase “amor propio” con mucha frecuencia, y muchos lo proponen intensamente, pero ¿qué es realmente? Puede significar cosas diferentes para cada persona, ya que tenemos diferentes maneras de mostrarnos amor. Sin embargo, una pregunta más importante es por qué importa el amor propio?

Según la psicóloga clínica, Melanie Greenberg, Ph.D., el amor propio es una forma de relacionarse contigo mismo que no implica juzgar o castigarte duramente por cada error que cometes, o cada vez que alguien hace algo mejor que tú. La investigación sobre la autocompasión muestra que está asociada con:

  • Menos ansiedad y depresión
  • Más optimismo
  • Mejor recuperación del estrés
  • Mejor adherencia a los cambios de comportamiento saludables, como el ejercicio o la dieta

Además, el amor propio no es un sentimiento, sino más bien una acción. Es un estado de aprecio por uno mismo que crece a partir de acciones que apoyan nuestro crecimiento físico, psicológico y espiritual. Entonces, el amor propio es un aspecto fundamental del desarrollo personal y profesional. Y si bien podría parecer un tema “blando”, diría que es un componente crucial del liderazgo.

No puedo contar cuántas veces he tenido clientes de coaching que me dicen que no creen que sean los suficiente buenos/inteligentes, que no tienen el valor de alzar su voz, o que no confían en su habilidades para enfrentar un desafío. El amor propio es el núcleo de muchas de estas situaciones e influye en la imagen proyectas en el trabajo y en la forma en que enfrentas los problemas.

Greenberg explica que el amor propio tiene tres aspectos:

  • Mindfulness: Tener una actitud abierta, curiosa, sin juzgar; tratar de no identificar demasiado con historias negativas sobre uno mismo.
  • Autocomplacencia: Tratarte amablemente, en lugar de con dureza. Extendiéndote la misma atención y apoyo que le darías a un buen amigo o ser querido.
  • Humanidad común: Permitirte ser humano, cometer errores y aprender de ellos. Sabiendo que como humanos no somos perfectos, ni debemos esperar que actuemos sin problemas.

Suena bastante simple, ¿verdad? Pero, ¿por qué es tan difícil de poner en práctica? El amor propio, entonces, es mucho más que solo tener un día de spa (¡aunque nunca es una mala idea!) Aquí hay algunas ideas que puedes probar para desarrollar un mayor amor propio:

  1. Desarrollar la atención plena (“mindfulness”) – Siempre hablo sobre la importancia de la atención plena, ¡y aquí hay otra razón para probarlo! Las personas que tienen más amor propio tienden a saber qué piensan, sienten y desean. Son conscientes de quiénes son y actúan sobre este conocimiento, más que sobre lo que otros quieren para ellos.
  2. Practica el buen cuidado personal. Cuidar tus necesidades básicas puede ayudarte a amarte más a ti mismo. ¡Aquí se aplica el día del spa! Pero más allá de eso, aliméntate con actividades saludables, como la buena nutrición, ejercicio, sueño adecuado, intimidad e interacciones sociales saludables. Puede ayudar a crear un ritual de amor propio en algún momento del día en el que te desconectes de la tecnología por 15 minutos y te des un tiempo de relajación.
  3. Establecer límites. Te amarás más cuando establezcas límites o dices no al trabajo, al amor o a actividades que agotan o te hacen daño física, emocional y espiritualmente. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero recuerda que tú eres tu mejor defensor, así que no te quedes callada.
  4. Construir comunidad. Rodéate de personas que te sumen y realmente se preocupen por ti, y que crea una distancia de aquellos que no lo hacen. La vida es demasiado corta como para desperdiciarla en personas que quieren desanimarte. Por lo tanto, centra tu tiempo y energía en las personas que te ayudarán a mantenerte motivada y encaminada.
  5. Ten misericordia contigo mismo. Tenemos una tendencia a ser muy duro con nosotros mismos. Muchas veces, al asumir la responsabilidad de nuestras acciones, nos castigamos demasiado por los errores. Debes aceptar tu condición humana (el hecho de que no eres perfecto) antes de poder amarte a ti mismo. Ten más compasión contigo mismo y practica ser menos duro contigo mismo cuando cometes un error, y en su lugar, velo como una oportunidad para aprender y crecer… todos lo superamos.
  6. No te compares con los demás. Es muy fácil caer en la trampa de la comparación. Con la prevalencia de las redes sociales, podemos ver a celebridades y amigos publicar sobre experiencias increíbles o hitos y olvidar que también tienen días malos. Recuerda que todos estamos en diferentes etapas de nuestros viajes y todos tenemos altibajos. En cambio, concéntrate en lo positivo y por lo que estas agradecido.
  7. Sé tu propio “coach”. A medida que desarrollas más la atención plena, podrás fijarte la próxima vez que tengas pensamientos negativos sobre ti mismo y reconocerlo sin juzgar. Entonces, puedes guiarte en una dirección positiva y decirte a tí mismo que tienes otras opciones, y nunca es demasiado tarde para cambiar. Puedes considerar un paso concreto que puedes tomar de inmediato para avanzar en una dirección más positiva o levantarte y volver a intentarlo.

Cuando creces en el amor propio, puedes aceptar tus debilidades y tus fortalezas, tienes menos necesidad de justificar tus fallas y puedes ser compasivo contigo mismo como ser humano que lucha por encontrar un significado personal. El amor propio no solo te traerá beneficios personales, sino que también mejorará la forma en que te relacionas con los demás.

Si eliges solo una o dos de estas acciones de amor propio en las que trabajar, comenzarás a aceptarte y amarte más a ti mismo. ¿Cuál de ellas intentarás hoy?

Deja tu comentario