La claridad de vida y trabajo

Ene 15, 2020

Debo confesar que nunca en mi vida he logrado el balance de vida y trabajo. Amo a mi familia, mi trabajo y a mí misma, pero no ha habido ningún periodo de tiempo en el que me he dedicado a todos los aspectos de mi vida por igual. Para ser honesta, creo que tratar de obtener un perfecto balance de vida y trabajo es poco realista y solo sirve para causar estrés y ansiedad.

Como emprendedora, estoy siempre trabajando en nuevos proyectos o pensando en nuevo contenido, y a veces me quedo trabajando hasta tarde en la noche. Como madre de dos pequeñitos, lo dejo todo por estar con ellos cuando están enfermos o quieren acurrucarse conmigo. A veces necesito dedicar más tiempo a mi vida personal y otras veces me tengo que enfocar de lleno en el trabajo… y pienso que hago bien.

Aunque no tengo un balance perfecto en mi vida, trato de vivir todos los días con intención y propósito. Y esto es precisamente de lo que se trata este artículo: el uso deliberado de tu tiempo y energía para lograr tus objetivos de hoy y del futuro.

 

La claridad no es lo mismo que el balance

Hay muchas áreas y aspectos de la vida que requieren de tu atención, y vas a tener diferentes prioridades en diferentes etapas o temporadas. No puedes (ni debes) atender todo al mismo tiempo con igual intención. En vez, te invito a que te des el permiso que necesitas para enfocarte hoy en lo que estés trabajando en este momento. Para lograr esta claridad, necesitas conocerte bien a ti mismo y saberte querer y cuidar.

  1. Se honesto contigo mismo y con los demás

Saber quiénes somos y qué queremos lograr es central para obtener claridad de vida y trabajo. Debes conocer tus preferencias y prioridades y ser honesto contigo mismo sobre qué áreas de tu vida requieren de tu atención en cada momento. Debes también ser honesto con las personas a tu alrededor (como tu jefe, familiares y amigos). Comparte tus planes de vida y tus éxitos, pero también aprende a establecer límites; no pierdas tu tiempo y energías tratando de complacer a todo el mundo.

2. Se amable contigo mismo

Todos trabajamos mejor y vemos las cosas con claridad cuando tenemos energía. Así que aprende a descansar. Cada uno tiene su manera favorita de llenar su tanque; yo, por ejemplo, prefiero disfrutar de un cafecito, leer, pasar tiempo en familia, o ver una película de Hallmark, pero tengo amigos que no pueden vivir sin música y otros que se ponen de mal humor si no pasan suficiente tiempo a solas. Préstale atención a tu mente y a tu cuerpo y procura siempre descansar para poder dar lo mejor de ti mismo y tener una visión más clara de tus objetivos.

 

¿Cómo desarrollar la claridad de vida y trabajo?

No hay una lista prescrita de hábitos que mágicamente te den claridad, pero lo que sí es importante es saber administrar adecuadamente nuestro tiempo y hacernos responsables de nuestros propios logros, fracasos y decisiones. La clave está en determinar cómo utilizamos nuestro tiempo y energía.

 

Hazte responsable: Mantén un registro de tus objetivos y los pasos necesarios para lograrlos

1. Establece tus prioridades

La claridad de vida y trabajo requiere de una revaluación casi diaria de tus prioridades. Yo utilizo el matriz de Eisenhower para priorizar las tareas más urgentes o importantes y determinar cuáles debo agendar, delegar o eliminar. Utiliza esta herramienta para priorizar tu tiempo y revisar tu lista de quehaceres; te ayudará a saber por dónde empezar y desarrollar un plan de acción para ser más eficiente e intencional.

2. Ponte objetivos claros y alcanzables

Si eres como la mayoría de las personas, seguro te duele la cabeza de pensar en todas tus responsabilidades y quehaceres; por esto, es imprescindible anotarlos para organizarte bien y despejar tu mente. Hay muchas maneras de llevar registro de tus objetivos y tareas, como agendas, listas digitales o tableros de visión. Solo es cuestión de probar a ver cuál te sirve mejor.

Anota cada idea o proyecto, planifica los pasos a seguir (ahora o en un futuro) y dedícale el tiempo necesario a cada tarea para cumplir tus metas. Yo utilizo el método de Michael Hyatt en dónde se delinean tres metas trimestrales, semanales y diarias. Al estar clarísimo con tus prioridades, puedes establecer objetivos alcanzables, definir pasos concretos y organizar tu tiempo efectivamente.

3. Escríbelo en tu calendario

Si no está en tu calendario, ¡no lo harás! Siempre le recomiendo a mis clientes que desarrollen el hábito de poner todas las tareas, eventos, reuniones y objetivos importantes en su calendario. No solamente anotar los asuntos relacionados con el trabajo, sino también los compromisos familiares, sociales y de índole personal como ir al gimnasio o apartar un tiempo para planificar nuestra vida y planear estratégicamente.

 

Los beneficios de obtener claridad de vida y trabajo

Al saber lo que haces y por qué lo haces, te sentirás más seguro de ti mismo y te darás el permiso necesario para trabajar arduamente en el área de tu vida que decidas priorizar. La claridad de vida y trabajo te ayudará a dejar a un lado las expectativas poco realistas que nos inventamos en la cabeza o que nos impone la sociedad. También te ayudará a tomar decisiones, pues lo harás en base a lo que te permita acercarte a tus objetivos personales y profesionales. Así que date permiso de trabajar hasta las dos de la mañana o tómate un día de salud mental para pasarlo en familia o disfrutar de la naturaleza. Evalúa y revalúa tus prioridades y vive TU propia vida alcanzando tus propias metas.

 

__________________________________________________

¿Quieres aumentar tu visibilidad para potenciar tu carrera o negocio? ¡Mira uno de mis videos más vistos para obtener consejos y estrategias que puedes aplicar hoy mismo!

💥Haz clic aqui: https://mailchi.mp/icatalyze/visibilidad

 

Deja tu comentario